miércoles, 9 de mayo de 2012

¡CUÁNTO ME QUIERO!

Orejas de mariposa


La autoestima es un factor determinante para el desarrollo de los niños. El concepto que tienen de sí mismos puede explicar sus éxitos y sus fracasos. Este concepto se forma principalmente en base a la actitud que los demás tienen hacia él o ella. Así, se valorarán en función de cómo han sido valorados y en este aspecto los padres tienen mucha responsabilidad. Una baja autoestima puede traducirse en una mala conducta debido al mal concepto que se tiene sobre uno mismo.
PAUTAS PARA UNA BUENA AUTOESTIMA:
1.     No abusar de la emisión de juicios negativos. Es mejor premiar una conducta deseada que castigar una no deseada.
2.    Fomentar una comunicación fluida, libre y espontánea.
3.    Potenciar la inteligencia emocional enseñando a expresar sus emociones de una manera regulada.
4.    Respetar la curiosidad y exploración del niño consiguiendo autonomía, el niño sentirá que es capaz de realizar las cosas por él mismo.
5.    Promover la cooperación y las habilidades sociales del niño.
6.    No fijar expectativas imposibles de conseguir.

ACTIVIDADES PARA QUERERSE A UNO MISMO:
Se facilita una página web donde vienen multitud de recursos para lograr una buena autoestima:
ALGUNOS EJEMPLOS:
  1. Como soy yo: haz que elaboren una lista con rasgos de su personalidad tanto positivos como negativos. De esta forma descubrirán que también tienen muchas cosas buenas que ofrecer. Por ejemplo, puede que sean un poco impuntual pero, en cambio, son amigos leales. ¿Y que significan 5 minutos de retraso cuando se puede tener un amigo de verdad?
  2. Antes y ahora: aquí es necesario que tú les ayudes a resaltar los aspectos en los que ha mejorado con el paso del tiempo, sean grandes o pequeñas cosas. Así la persona con la baja autoestima percibirá que, con el tiempo, su situación ha mejorado aún sin proponerlo y que, si va con una actitud más positiva puede mejorar mucho más.
  3. Manos, corazón y cabeza: es la forma de referirnos a las cualidades positivas de las habilidades manuales, los sentimientos y las habilidades intelectuales. En este ejercicio se deben resaltar las cosas buenas de la persona en estas tres áreas básicas. Puedes mostrarles trabajos que hayan hecho para ayudarles a valorarse más a si mismos.
  4. Recuerdos positivos: una buena forma de mejorar la autoestima de una persona que lo necesite es recordar junto a ella algún episodio positivo del que fueron objeto de reconocimiento social, académico o laboral. Valora su esfuerzo, su dedicación y recuérdale que otras tantas personas hicieron lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada